Social Icons

google plus Canal en YouTube

29 de noviembre de 2012

Administración de la vacuna de la alergia

Uno de los tratamientos que manejamos a diario los enfermeros de Atención Primaria es la inmunoterapia específica con alérgenos, más conocida como la vacuna de la alergia. Y a pesar de ser una técnica muy habitual en nuestra consulta en ocasiones se nos siguen presentando dudas a pacientes y profesionales.

Aunque con esto no suele haber dudas, antes de la administración debemos verificar:
- vacuna correcta, concentración correcta y dosis correcta;
- anteriores reacciones tras su administración (para determinar si se puede continuar con la pauta o hay que repetir dosis);
- estado actual del paciente. Retrasar una semana ante la presencia de síntomas bronquiales como tos o asma o de alguna enfermedad infecciosa febril como infección vías respiratorias, catarro, fiebre, virasis, enfermedades exantemáticas en niños, TBC activa, etc.

Y tras la administración hay que recordar al paciente que permanezca en el centro 30 minutos, que no realice ningún ejercicio físico intenso y que eviten saunas y baños con agua demasiado caliente en las horas posteriores a la administración de la vacuna. Además es recomendable explicar cómo tratar las reacciones leves que se puedan producir en casa. Los pacientes pueden encontrar aquí respuestas a sus preguntas más frecuentes.

Hasta aquí bien, pero ahora viene lo más complicado. Con frecuencia y por diversos motivos (olvido, enfermedad, viajes, dejadez, etc.) los pacientes interrumpen más tiempo de lo deseado este tratamiento y cuando vuelven a la consulta de enfermería nos encontramos con la duda de qué dosis administrar para continuar dicho tratamiento.


Y a veces dudamos, debido principalmente a la no existencia de un consenso claro sobre este punto y a que es muy difícil englobar a la gran cantidad de vacunas existentes como si fueran un único producto. Lo ideal es ponerse en contacto con el servicio de alergología de referencia para que nos indique la dosis a administrar (incluso algunos ya lo especifican en sus informes de tratamiento). En otras comunidades como la andaluza, el SAS sí que ha publicado una serie de recomendaciones entre las que se encuentra el apartado Actitud a seguir en caso de retraso en la administración de la inmunoterapia:


Para ver el tiempo de retraso en una dosis hay que empezar a contar a partir de la fecha teórica en la que correspondía la dosis y no desde que se puso la última.

Y para terminar dos apuntes que no se suelen dar a menudo pero que pueden generarnos dudas a nosotros y a los pacientes: 
- Retrasar la administración del extracto si recibió vacuna de virus vivos (Triple Vírica, Rubéola, Varicela, Gripe Virus Entero)  hace menos de 10 días.
No se debe iniciar tratamiento de Inmunoterapia en pacientes embarazadasSi se encuentra en dosis de mantenimiento debe continuar.

Y como siempre, ante cualquier duda lo mejor es consultar con el servicio de Alergología de referencia.

22 de noviembre de 2012

Informes de continuidad de cuidados ¿para el paciente o para el profesional? #ICCuidados

Tras la publicación de esta entrada sobre la calidad de la información proporcionada a los pacientes al recibir el alta hospitalaria, surgió un interesante debate en Twitter sobre la claridad y utilidad de la misma para los receptores principales de dicha información, los pacientes. Pero Twitter se quedaba corto para hablar del tema, por ello y para solventar las limitaciones de los 140 caracteres se decidió trasladar el debate a Wikisanidad lanzando un Carnaval de Cuidados.

Una vez recibida el alta tras un ingreso hospitalario a los pacientes se les entregan varios informes pero, ¿entienden todos los documentos que reciben? La mayor parte de las veces no, ni ellos ni sus cuidadores.


Según el Real Decreto "de los documentos clínicos y los anexos" un paciente se puede encontrar con gran cantidad de información sobre su estado de salud sin entender casi nada. Es de lectura imprescindible esta entrada de Cuidando.es donde los turroneros nos daban una idea de cómo pueden interpretar estos documentos nuestros pacientes. ¿Por qué? Porque la mayoría de estos informes no van dirigidos al paciente:

- El Informe de alta, los resultados de analíticas, las pruebas radiológicas, etc., aunque se entreguen al paciente pocas dudas le van a aclarar. Su información va más bien orientada al médico de familia u otros especialistas.

- Y con el Informe de continuidad de cuidados de enfermería ocurre más o menos lo mismo. Entre diagnósticos Nanda, NIC y NOC nuestro paciente no encontrará información sobre lo que realmente le importa (el cuidado de su reciente colostomía, por ejemplo).

En resumen, ¿qué información le sirve al paciente para sus cuidados? Poca o ninguna. Además, ¿no hay otra forma de trasmitir toda esa información del profesional del hospital al profesional del centro de salud

La primera cuestión se resuelve si al paciente (además de todos los informes anteriores o incluido en el Informe de Continuidad de Cuidados de Enfermería) se le entrega una hoja de recomendaciones al alta con instrucciones claras y sencillas que pueda entender. No debería estar basada únicamente en cuidados derivados de su hospitalización sino que también debería incluir educación sanitaria para mejorar hábitos alimenticios, ejercicios indicados según la patología,  recomendaciones sobre higiene personal, etc, además de información sobre próximas citas para  pruebas y revisiones. Insisto, sin tecnicismos para lograr que nos entienda, fomentando el autocuidado, disminuyendo la ansiedad en pacientes y familiares y mejorando la percepción de la asistencia recibida.

Un ejemplo de Informe de Continuidad de Cuidados (ICC) de Enfermería con recomendaciones reales a pacientes incluidas podría ser este.


Por lo que vemos en el ejemplo este paciente tiene una colostomía y en el  ICC se incluyen cuidados de la misma y recomendaciones para mejorar su estilo de vida. Aunque desconozco si este modelo (u otro similar) se está utilizando en algún sitio (desde luego en mi zona no), me gusta.

Pero si de mí dependiera, para optimizarlo aún más y hacerlo más completo añadiría a lo anterior algún enlace a webs fiables. Son los propios pacientes los que determinarán la forma de enseñarles, por eso si poseen las habilidades y conocimientos suficientes para navegar por internet, querrán ampliar conocimientos y buscarán en la red información sobre su enfermedad. Y quién mejor que nosotros para encauzarles en su búsqueda añadiendo esa información en la hoja de recomendaciones, evitando así que se pierdan entre un gran número de enlaces no todos fiables. Para seguir con el ICC del paciente del ejemplo, en la hoja de recomendaciones podríamos añadir algo así "En esta página web puede encontrar información fiable relacionada con su enfermedad".

El otro gran caballo de batalla al que hacía referencia anteriormente es el canal de trasmisión de la información tras la hospitalización. Una única historia clínica común y compartida resolvería de golpe todos los problemas de comunicación entre el hospital y el centro de salud, pero en ciertos sitios a día de hoy sigue pareciendo una utopía. Mientras tanto, el uso de las nuevas tecnologías podrían mejorar ostensiblemente dicha comunicación (intranet, correo eléctronico, etc.) siempre que estuvieran perfectamente reguladas en materia de seguridad. Al ser transmitida de profesional a profesional la información sería más precisa y directa, mejorándose así tiempos de atención, no se perdería nada por el camino y no confundiría al paciente con términos específícos que poco pueden aportarle.

Hasta ahora en mi zona de salud la comunicación entre el hospital y el centro de atención primaria era muy mejorable, quizás la reciente fusión de ambas gerencias en una única Gerencia de Atención Integrada pueda resolver eso.

Espero el resto de entradas que se vayan publicando en este Carnaval de cuidados para conocer cómo se lleva a cabo en otros lugares y cómo creemos los profesionales que se debería realizar.

Y antes de terminar esta entrada me gustaría agradecer a mi amiga y compañera Sonia su ayuda al contarme cómo realizan los Informes de Continuidad de Cuidados en su hospital. Un claro ejemplo de que la comunicación entre una enfermera de hospitalización y una de primaria no puede ser tan difícil. Gracias.



18 de noviembre de 2012

Te eché de menos en septiembre

Antes de soltar mi habitual rollo del principio os doy un adelanto. ¡Hoy de nuevo tenemos visita! Y ahora sí, al lío.

El otoño es una buena época para reflexionar, para recordar, para volver la vista atrás e intentar detener el reloj. Para viajar en el tiempo y recordar esos otoños de hace muchos años. Esos que, por mucho tiempo que pase, no olvidaremos nunca. El bullicio de las noches de verano queda ya muy lejano. El calor y la luz del sol ya no son protagonistas, ahora las protagonistas son las hojas de los árboles. Su caída me hace pensar en el paso del tiempo, en lo efímeras que son las cosas. Pero aunque las hojas caen, los árboles quedan esperando la llegada de la primavera... 

Y todo vuelve a empezar.

Foto de Carlos Font
Ahora que se va acercando a su fin lo puedo decir. El otoño es una época especial, de nostalgia, añoranza y recuerdos. Y el post de hoy también. Pero eso ya no lo voy a contar yo, lo va a hacer alguien que lo cuenta infinitamente mejor. Y es que aunque todos tenemos algo que contar no todos lo hacemos igual. Hay personas que tiene un don especial y consiguen hacernos sentir sus historias como si las viviéramos nosotros. Y mi visita de hoy lo consigue siempre, hoy también... 

Este domingo Carlos Font deja Melmastia y se viene a La Pildorita para contarnos sus recomendaciones de una forma muy especial. Por eso hoy con la película, el libro y la canción no hay un orden definido, sólo magia... Espero que os guste tanto como a mí. Desde ya escribe Carlos.

Estiró la mano hasta ponerla sobre la de ella, acariciándola suavemente. La miró a los ojos, ella le devolvió la mirada. Sonrieron.

La velada había empezado estupendamente. Ella acudió puntual a su cita, él la esperaba con una rosa en la mano y otra en la solapa. Un saludo corto, dos besos en la mejilla y entraron. En el viejo teatro estaban haciendo un ciclo de cine clásico. Esa tarde la sesión incluía La reina de África, con Katharine Hepburn y Humphrey Bogart. Probablemente su película favorita y deseaba volver a verla en cine, en pantalla grande. Se miraron a los ojos justo antes de que se apagaran las luces, y así siguieron un poco más, ya en penumbra. Cuando empezó el descenso por el río ella apoyó la cabeza en su hombro y él notó cómo un escalofrío le recorría todo el cuerpo. Ella cogió su mano con fuerza en la escena de los rápidos, él pasó su brazo por sus hombros. El beso llegó cuando también lo hicieron Rose y Charlie, al acabar el descenso. Ella acercó sus labios y él se dejó hacer, en medio de un manojo de nervios, intentando no parecer torpe.


Salieron de la sesión cogidos de la mano y se dirigieron hacia el restaurante. Lo había elegido él. Un italiano de mesas redondas, manteles a cuadros y fotografías de Venecia. No era el más caro, ni el que estaba más de moda, pero era acogedor, íntimo. Tal y como se sentaron en la radio sonaba Sunday Morning, de The Bolshoi. Le pareció otra señal. Tuvo que reprimirse el cogerla de la cintura y ponerse a bailar al son de la melodía.


La cena pasó entre risas, anécdotas y miradas cómplices avivadas por el rosado bien fresco que el camarero les había recomendado. Al final de la cena ella pidió una manzanilla, él un té. Justo antes de que se los sirvieran ella metió la mano en el bolso y saco un paquete, torpemente envuelto y se lo dio. Él lo abrió con manos temblorosas y no pudo evitar que una lágrima le resbalara por el rostro en cuanto lo vio.

Cucho

Era un libro, la tapa estaba arrugada y había perdido algo de su color naranja inicial, la páginas estaban amarillas por el tiempo. Se notaba desgastado por las muchas veces que había sido leído. Se trataba de Cucho, de José Luis Olaizola. El mismo libro que él le había regalado a ella al final del verano en que se conocieron, la noche que la orquesta tocaba el Sunday Morning en la plaza, en la última verbena de las fiestas y que significaba que ella volvía a su casa tras la vacaciones, cincuenta años atrás, y que le había servido para recibir su primer beso, aquel que nunca llegó a olvidar, pese a los años y a todos los posteriores que había recibido. Por eso ahora, sintiendo de nuevo la piel de su mano bajo las yemas de sus ya viejos dedos sonreía. Y ella le devolvía la sonrisa. Y ambos volvían a tener catorce años.

Carlos, siempre te doy las gracias por hacernos disfrutar con tus historias e incluso por hacernos partícipes de ellas. Hoy lo hago más todavía por haber dejado tus recomendaciones siendo fiel a tu estilo, el de contar historias, por regalarme la foto y por dejarme escoger el título. Vuelve cuando quieras.

A veces nos perdemos el presente recordando el pasado o esperando el futuro. Lo que cuenta es hoy. Al final, como en la historia de hoy, las hojas siempre vuelven a los árboles en primavera.

Feliz domingo para todos.

11 de noviembre de 2012

El alma al aire

Después de algunos meses sin que nadie se animara a compartir aficiones y pensamientos de domingo, hoy volvemos a tener visita para hablar de un tema al que grandes pensadores han dedicado sus reflexiones. Platón, Aristóteles, Tomás de Aquino, Mariló Montero... (noooooo, es bromaaaaaaa). No os vayáis todavía, ¡la visita de hoy no es Mariló!

Los filósofos pueden hablar de mil cosas, pero meter en esa lista a la Montero ha sido una pistaza para descubrir el tema de hoy ¿no? Pues sí, hablamos de almas. De ella se dicen muchas cosas, que si es nuestro componente espiritual, que es la esencia de cada uno y lo que determina que seamos como somos, que  junto con el cuerpo forma parte de una misma realidad, el ser humano... En fin, muchas cosas. 

Foto de Tere M. Migueláñez

Si os soy sincera la filosofía nunca se me ha dado bien ni tampoco mis profesores ayudaban a ello (mis amigos de toda la vida pueden dar fe, ellos que también los sufrieron...), así que voy a dejar de divagar para presentar a la protagonista de hoy, una de las primeras personas a las que conocí en este loco mundo de la blogosfera y que pasó de ser "otra conocida del twitter" a mi amiga. Sin coletillas ni comillas, amiga con todas las letras. Hoy la pildorita pasa a ser propiedad de Tere M. Migueláñez. Desde ya escribe ella.

Como bien sabéis todos, los domingos en La Pildorita 2.0 son muy especiales y por eso mismo hace mucho que le pedí a Pilar escribir uno. Como ella es un sol (vuelvo a ser Pilar, Tere exagera un montón), le faltó tiempo para decirme que sí, que cuando quisiera me abría su casa. Pero fui yo la que, entre unas cosas y otras, lo fue retrasando… O no encontraba el momento o  no sabía sobre qué libro hablar, qué película poner… Quería escribir algo especial (o al menos intentarlo) así que como: “Nunca es tarde, si la dicha es buena”  cuando esta mañana me levanté pensando en un libro y Pilar con una sonrisa, me dije: “De hoy no pasa, ¡hoy es el día!”. Y después de esta introducción, allá voy, espero que os guste mi selección:

La película. Tenía el libro y ahora quería que tanto la película como la canción elegidas, además de ser de almas, hubieran conseguido arrancarme una sonrisa en algún momento. Entonces recordé una película de Steve Martin que vi siendo niña y, si bien hace años que no la veo  (es del 84), todavía recuerdo vagamente una escena de Steve Martin viendo a una mujer reflejada en el espejo del baño y cómo me reí con ella. Quizás fuera la risa de una niña inocente que se ríe con la más mínima tontería, pero a mí me gustó, la recuerdo muchos años después y por eso quería compartirla aquí con vosotros. Es especial y se llama Dos veces yo (All of me).



Edwina Cutwater (Lily Tomlin) es una mujer millonaria y gravemente enferma que no quiere morir. Así que encuentra otra mujer dispuesta a aceptar su alma, pero un error durante la "operación" hace que el alma de Edwina vaya directamente al cuerpo de Roger Cobb (Steve Martin), un abogado…

El libro. "La presentadora de televisión Kim Lange está en el mejor momento de su carrera cuando sufre un accidente y muere aplastada por el lavabo de una estación espacial rusa. En el más allá, Kim se entera de que ha acumulado mal karma a lo largo de su vida (…) Ahora tiene que  acumular buen karma para ascender por la escalera de la reencarnación y volver a ser humana." Esto es lo que cuenta el libro de hoy, Maldito Karma de David Safier. 




Un libro que empieza con la muerte de su protagonista aplastada por… ¡¡¡el lavabo de una estación espacial!!! No puede menos que arrancarte una sonrisa desde la primera a la última de sus páginas, e incluso carcajadas (recuerdo cómo me miraban en el metro cuando, olvidando que no iba sola, se me escapaba alguna que otra). No es largo, se lee muy bien, rápidamente, y te  hace pasar un buen rato. Si queréis sonreír, no dejéis de leerlo. 

La canción. Tras plantearme poner “All of me” interpretada por grandes del jazz como Billie Holiday, Frank Sinatra… me he decantado por no dejar las almas que hoy nos acompañan y he elegido: New Soul de Yael Yaïm que puede que no te haga reír, pero sí sonreír, y más con este vídeo:



Y, como dice el libro, no olvidéis una cosa: ¡No hace falta nirvana para llegar al nirvana!

Antes de terminar quiero dar las gracias a Tere. Muchísimas gracias por venir, por tu tiempo y por haberme enviado el post casi hecho. No tengas ninguna duda de que has conseguido que sea especial. ¡Vuelve cuando quieras!

Sea el alma lo que sea, lo importante es que esté en paz. Feliz domingo para todos.


7 de noviembre de 2012

Patrones y frecuencia de autoanálisis en el paciente diabético

Que un diabético se realice automediciones de glucemia capilar puede resultar muy útil al profesional sanitario que lo trata y al propio paciente. Por un lado nos ayudará a conocer la evolución de la enfermedad y a mejorar el tratamiento y por otro hará que el paciente se implique y forme parte activa del control de su diabetes. Pero a pesar de su utilidad, es fundamental que hagamos entender a los pacientes que muchas mediciones de glucemia no conllevan un mejor control de la enfermedad (motivo de disputa habitual con aquellos que demandan tiras reactivas sin ton ni son para saber "cuántos pasteles se pueden tomar en un cumpleaños...")


La Sociedad Española de Diabetes (SED) ha publicado este año una revisión de las recomendaciones sobre el uso de tiras reactivas en la medición de la glucemia capilar cuyo resumen podéis ver en este enlace. En esta revisión nos recuerdan que "para el autocontrol, el autoanálisis por sí solo no es suficiente. Los datos de los estudios existentes sugieren que, para que exista un autocontrol efectivo, se requiere un programa de educación en diabetes específico y estructurado"



Por tanto, para conseguir un buen control de la diabetes es fundamental la educación continuada en la enfermedad (una razón más para hacer al paciente parte activa en el proceso).

Hay que proporcionar al diabético el sistema de medición más apropiado a su situación y habilidades, explicarle cómo realizar el análisis correctamente y determinar la frecuencia de realización del mismo. En la misma revisión en la que se basa este post nos dan una idea de cuántas mediciones serían recomendables dependiendo del tipo de tratamiento y del grado de control de la enfermedad.


Además de explicar al diabético con qué frecuencia se debe medir la glucosa también tenemos que determinar en qué momento del día esas mediciones son de más valor para conocer el control de la enfermedad y ajustar el tratamiento. En la revisión de la SED también podemos encontrar varios patrones de automedición según tratamiento, estabilidad de la enfermedad e incluso embarazo.

En resumen, se trata de una revisión interesante para seguir apostando por la educación sanitaria (en este caso en el paciente diabético) e intentar conseguir una mayor implicación en el control de su enfermedad dejando de lado las "peleas" por el número de tiras reactivas a entregar...






5 de noviembre de 2012

Yo he venido aquí para hablar del libro de la doctora #Jomeini

Aunque hoy no es domingo cualquier día es bueno para hablar de un libro. Y si además su autora escribe como escribe la lectura será un placer. Los que os movéis por este super habitado mundo de los blogs la conocéis seguro y los que no visitáis blogs habitualmente deberíais sentaros un ratito en su sillón rojo y leer lo que se cuenta por allí. Hasta las etiquetas de su blog son geniales, una de ellas me ha servido para dar título al post de hoy.

Y es que Ana González Duque, la autora de uno de los blogs más entretenidos, emotivos y divertidos que hay en la blogosfera ha dado un paso más haciendo realidad un sueño y acaba de publicar un libro.


A modo de diario, la doctora Jomeini nos cuenta sus aventuras y desventuras dentro y fuera del quirófano.  Una historia entretenida que te engancha desde la primera frase (como sus post) pero ahora con la extensión de un libro (¡yuju!). Desde hace ya algún tiempo está disponible en formato digital y desde hoy podemos encontrarlo en las librerías.

Aquí tenéis una pequeña muestra de lo que os vais a encontrar. Seguro que os va a gustar. 



Enhorabuena y mucha suerte, doctora Jomeini.



4 de noviembre de 2012

La búsqueda

Siempre andamos buscando algo. Felicidad, trabajo, amor, respuestas, tiempo, excusas... Incluso en la red la página web más visitada es, precisamente, un (el) buscador.

Pero buscar no es algo malo, al contrario. El problema viene cuando queremos buscar todo a la vez y nos cegamos sin encontrar nada (y si lo encontramos ni lo vemos). Creo que la felicidad total no existe y no se puede tener todo, como dice una de mis canciones favoritas, así que mejor no empeñarse en encontrar imposibles. Otro problema se presenta cuando buscamos demasiado lejos. A veces, eso que anhelamos lo tenemos justo delante, a un metro de distancia...

No hay que obcecarse demasiado, a veces las mejores cosas aparecen sin buscarlas. Si nos pasamos la vida buscando esa gran felicidad corremos el riesgo de perdernos los pequeños detalles, esos que nos sorprenden detrás de cada esquina y que nos alegran el día a día, como los títulos de hoy.


La película. Puedo resumirla en dos palabras: una delicia. Creo que es la primera vez que mi película del domingo es de animación y, como no podía ser de otra manera, tenía que ser la mejor que he visto hasta ahora. Y ésta lo es. Porque es una búsqueda que transmite emoción desde el primer minuto, porque cada fotograma es un regalo y porque adoro a sus personajes (sobre todo a Dory), mi película de hoy es Buscando a Nemo.



El libro. Hace algunos años apareció el fenómeno Dan Brown. Casi todo el mundo leía sus libros, yo también. Y el que más me gustó es Ángeles y demonios, la búsqueda de un asesino que parece llevar siempre la delantera. Una batalla contra la Iglesia en un escenario lleno de iglesias, El Vaticano. Una historia que te engancha.


La canción. Al empezar el post tenía muy clara la canción de hoy, pero según lo iba escribiendo otra empezó a sonar fuerte en mi cabeza. Y no puedo prescindir de ninguna así que... las dos.

Aunque a veces ponemos mucho empeño en buscar algo o a alguien, al final el resultado de la búsqueda es nada. O nadie, como una de mis canciones de hoy, Nadie, de Malú.



Y como decía al principio del post, otras veces buscamos lejos sin éxito algo que tenemos justo delante, A un metro de distancia, como nos canta Deluxe en mi otra canción de hoy.



Espero que encontréis lo que buscáis. Feliz domingo para todos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...