Social Icons

google plus Canal en YouTube

11 de noviembre de 2014

Extracción y almacenamiento de la leche materna

La reincorporación al trabajo de la madre y la incompatibilidad de las tomas con el horario laboral pueden suponer un motivo de abandono de la lactancia materna antes de lo deseado. Mientras esperamos la mejora de las políticas de promoción y apoyo a la lactancia materna en España, debemos informar a la madre de que su vuelta al trabajo, aunque puede suponer una dificultad, no es un impedimento para seguir con la lactancia ya que la leche materna puede extraerse, almacenarse y utilizarse posteriormente cuando así se precise.


Recomendaciones para la extracción.
Antes de extraerse la leche es fundamental lavarse las manos correctamente. Se puede extraer de forma manual o con un sacaleches. Escoger un entorno íntimo y relajado, evitar las interrupciones y tener al bebé a la vista facilitarán la extracción.

Pautas de almacenamiento.
Los recipientes donde se va a almacenar la leche deben lavarse con agua caliente jabonosa y aclararse después. Los más adecuados son los de cristal o plástico duro destinados a uso alimentario o las bolsas especialmente diseñadas para almacenar la leche materna.
Lo ideal es almacenar la leche materna en pequeñas cantidades que faciliten su descongelación. Antes de congelar, anotar la fecha en cada envase.
Si se realiza la extracción en casa y la leche no se va a utilizar ese mismo día, enfriarla rápidamente (en un recipiente con agua fría) y congelarla lo antes posible. Si se realiza la extracción fuera de casa, hay que conservarla en una nevera portátil con acumuladores de frío y congelarla en cuanto se llegue a casa.

Tiempo de conservación.
Dependerá del estado de la leche y de la temperatura a la que se encuentre.
- Calostro: A temperatura ambiente 27 - 32 grados, de 12 a 24 horas.
- Leche madura:
     A 15 ºC: 24 horas
     A 19 - 22 ºC: 10 horas
     A 25 ºC: de 4 a 8 horas
     Refrigerada entre 0 y 4 ºC: de 5 a 8 días.
- Leche congelada:
  En un congelador dentro de la misma nevera: 2 semanas.
  En un congelador que es parte de la nevera pero con puerta separada (tipo combi): 3 -4 meses. (La temperatura varía según lo frecuentemente que se abra la puerta).


Recomendaciones para la descongelación.
Se puede descongelar colocando el recipiente bajo el grifo, con agua fría primero y más caliente después, hasta que alcance la temperatura ambiente o dejando la leche congelada en el frigorífico durante la noche anterior a su uso. Es preferible no utilizar el microondas porque el calentamiento es irregular y pueden producirse quemaduras.
Una vez calentada, agitar y comprobar temperatura.
La leche descongelada se puede guardar en la nevera durante 24 horas pero no se debe volver a congelar.
La leche que haya estado en contacto con la saliva del bebé no se debe almacenar de nuevo. Por eso es recomendable que el envase de almacenamiento sea distinto al que se le ofrece al bebé.



Referencias consultadas:
  1. Extracción y almacenamiento de la leche materna. La liga de Leche, España.
  2. ¿Cómo puedo conservar y almacenar la leche materna extraída? Preguntas frecuentes sobre lactancia materna. Asociación Española de Pediatría.
  3. Extracción manual y mecánica de leche materna. Canal YouTube del Hospital Sant Joan de Déu.
  4. Centers for Disease Control and Prevention. Strategies to Prevent Obesity and Other Chronic Diseases: The CDC Guide to Strategies to Support Breastfeeding Mothers and Babies. Atlanta: U.S. Department of Health and Human Services; 2013.



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...